Para siempre

Pedí una langosta y me trajeron un poema. Fue el viernes en el Rafael, adonde fui con F para celebrar el tercer año desde el primer beso. Era un nido de espuma del color de la vainilla, alrededor de flores amarillas y violeta. Nunca había visto algo así. Nunca había comido algo así. En un bocado tenía la espuma de trufa y un trozo sutil de langosta en mantequilla de coral; en otro un trozo igual resultaba ser un gnocchi que cedía, complaciente; en otro una cinta de mango me hacía querer llorar. Nunca antes un plato me había conmovido tanto.
Pero iba a ser la noche más mago de todas y esta no iba a ser la última sorpresa que sacara del sombrero. Ya estábamos rosados por el champagne ruborizado que nos regaló Rafael, cuando, amoroso y divertido, nos trajo un postre misterioso, una bóveda de chocolate con lunares rosa. El chiste de la noche: yo tratando de partir la corteza de chocolate sólido con el tenedor, con todas mis fuerzas, F ayudándome al final. Cuando logramos abrirla me encontré con esto.



(Sí.)

Related Articles

5 comentarios:

tilsa dijo...

wow!
con todas tus fuerzas

CCS dijo...

Cuando me mandan la invitacion?

Alessandra dijo...

pronto, pronto.. gracias por visitar! muchos abrazos, ccs, tilsa.. sí, en efecto hasta ahora no me repongo!

Alfio dijo...

!A la oportunidad la pintan calva...¡

Crei que Frank estaba esperando que estes calva!!!

Preparare los camellos para la caravana de presentes.

Suyuntu Rider

Alessandra dijo...

Sí, por suerte la novia sigue con cabellera... un poco plateada pero abundante al fin...
Los camellos encontrarán pasto fresco y granos de café para reponerse del camino.
Gracias, Papá.