La vida es una tómbola

IMG_2420

Hace como un mes fue el cierre de carnavales del mercado de Vinocanchón, en mi barrio, San Jerónimo. El jueves anterior había sido la fiesta de comadres, y el trasanterior la de compadres, por lo que esa semana el mercado estuvo poblado de figuras como esta, por la coyuntura pues.

IMG_2381 Aquí unas imágenes del pasacalle, que terminó en el mercado y en una gran borrachera (no nuestra). Me había estado dando de latigazos por no postear esto antes, pero creo que es el momento preciso.

IMG_2390IMG_2385IMG_2389 IMG_2386 IMG_2388

IMG_2391

Con ustedes mi gran favorita.

IMG_2399

No sé quién se supone que sea, tal vez un personaje del barrio. {Nota posterior: Mariana Alegre sospecha que es Eliane Karp. Yo también, por el contexto, pero… en serio???}

Un close up para que la admiren:

IMG_2398  IMG_2396“Está tan guapa como usted” me dijo su creador, galante. “Cómo va a ser, le dije. “Está mucho mejor.” Vean si no.

IMG_2392

Por si los personajes y los hermosísimos trajes fueran poco, la comida era deliciosa. Como por ejemplo, esta gigante chapana con miel y grageas de colores, carnavalera como ella sola.

IMG_2400

 IMG_2404

 IMG_2407  Y este chicharrón, con su ensalada de hierba buena y cebollita, papas doradas y su mote. Mm. De rechupete.IMG_2411

El pasacalle, dice, empezaba a las 12. Por eso, dos horas más tarde todos estaban listos. Bien sazonados, con la cara adornada con polvos rosados, con la barriga llena y las piernas listas para llegar al mercado bailando. Sea cual sea la edad. IMG_2439

IMG_2424

IMG_2431

O la especie.

IMG_2441

O llevando extrañas criaturas a cuestas.

IMG_2433

IMG_2434

Unos días después fuimos al cierre oficial del carnaval, en la Plaza de Armas de Cusco. Fue horrible. Las comparsas caminaban sin ganas hasta llegar al estrado que se había puesto en el atrio de la Catedral, donde un locutor nos estaba trepanando el cerebro con su verborrea rimbombante y acartonada. Recién ahí las comparsas se ponían a bailar para los dignatarios que tan frecuentemente afranelaba el locutor. Algunos de los asistentes, determinados a dejar claro que esto era un carnaval, no Fiestas Patrias, llenaban de espuma las caras de otros asistentes determinados. Por qué no le tiran un globo al locutor, decía Frank. No nos quedó ninguna duda de cuál pasacalle preferimos.

Que esto sirva pues como un homenaje a nuestro país (nuestro, de todos, sea cual sea el color, el apellido o la manera de ganarnos la vida). Y que avancemos bailando, juntos. Porque creo que eso es lo que nos falta.

Related Articles

1 comentarios:

patricia dijo...

Ale querida la vida, en la manera que lo escojas, a pesar de todo es UN CARNAVAL!!! Gracias por compartir la celebracion de tu barrio!!! Linda forma de vivir!!!